First Spanish Reader

 

 

9.  EL ESCLAVO PEREZOSO * Una noche el amo manda a cerrar la puerta a su esclavo. Pero como el esclavo es muy perezoso, no quiere levantarse y contesta que la puerta está cerrada. Al día siguiente el amo manda al esclavo abrir la puerta y el esclavo contesta que ya está abierta, pues como sabe que su amo desea la puerta abierta por la mañana, él nunca la cierra por la noche. El amo se da cuenta bastante bien que por pereza el esclavo ni abre ni cierra puertas. Si están abiertas, abiertas se quedan; si están cerradas, cerradas se quedan. El esclavo se pasa toda la mañana y toda la tarde acostado en su cama. Muy enojado, el amo le manda levantar: —El sol ya está alto—¡ levantarse a trabajar! —Si el sol está tan alto— dice el esclavoentonces quiero mi comida. —¡ Malvado, deseas comer sin trabajar, y ya es tarde! —Entonces, si es tan tardecontesta el esclavoquiero dormir. Así es que todos se acuestan y duermen. A media noche, el amo pregunta:—¿Está lloviendo? Pero el esclavo no se levanta a ver, sino que llama al perro, que duerme fuera de la casa, le toca las patas, y al ver que las tiene secas, contesta: —Señor, no llueve. Otra noche el amo pregunta al esclavo si hay fuego en el hogar. El esclavo llama al gato y le toca la piel para ver si está caliente o no. Como ve que esta fría, contesta:— Señor, no hay fuego en el hogar.